Mascotas Olímpicas, la justa de diseño y cultura

 

No hay plazo que no se cumpla, y este año los Juegos Olímpicos de verano que la pandemia mundial aplazó en 2020, nos tendrán atentos a los espectadores mundiales de manera virtual.

 

 


Mascotas Olímpicas, la justa de diseño y cultura

Teniendo como escenario la ciudad de Tokio, esta inédita justa deportiva olímpica que se ha tenido que adaptar al “Nuevo Normal'', paradójicamente podrá tener más visibilidad, por el resguardo social que impera en muchos países del mundo.

Un elemento vital de cada competencia olímpica, ha sido la mascota o figura elegida para los Juegos Olímpicos. Desde 1972 hasta las Olimpiadas de Tokyo 2021, los organizadores de la terna mundial deportiva, propusieron se incluyera como parte del evento un símbolo que acompañara y representara a cada país anfitrión.

Elegidos entre animales o figuras antropomórficas, estos símbolos han sido uno de los principales atractivos simbólicos de estos eventos mundiales, han reflejado la cultura de cada uno de los países anfitriones de estas competencias.Y han resultado ser elementos de gran importancia para los diversos productos licenciados que se generan en torno a las Olimpiadas.

El término de mascota, se ha definido como aquél animal, cosa o persona, a las cuales se les atribuyen virtudes para alejar desdichas o atraer la buena suerte. Las mascotas han sido símbolos que representan a un grupo de personas, una institución, una empresa, una marca o un evento. Y han  contribuido en la preferencia que el consumidor tiene por un producto. 

Una estrategia de mercadotecnia, apoyada en torno a una mascota, logra “branding” y hasta resultados de comercialización exitosos.


Mascotas Olímpicas, la justa de diseño y cultura

La primera mascota oficial se lanzó en Münich, Alemania 1972: Waldi, un perro salchicha, creación alemana cuyas tonalidades aluden a tres de los cinco colores olímpicos, su figura representó agilidad, tenacidad y resistencia.

Entre otras de las mascotas que han figurado se encuentran el castor Amik –lenguaje indio- en Montreal, en 1976. El osito ruso Misha en Moscú en 1980, diseñado por Victor Tchijikov, aparte de haber sido el símbolo de los Juegos Olímpicos de Moscú, causó sensación entre miles de telespectadores de una emisión consagrada al mundo de los animales; 

El Águila Sam en las Olimpiadas de Los Ángeles, Calif., EUA en 1984, tuvo como uno de sus diseñadores a Walt Disney. Representación  de alegría y optimismo, fue considerada como una de las figuras más representativas de EUA, ya que el águila es el emblema nacional.

El tigre Hodori, en los Juegos Olímpicos de Séul, Corea 1988. El nombre de Hodori fue seleccionado entre 2 295 opciones que presentaron los seguidores de los olímpicos. El colorido felino representó la valentía y generosidad coreana. 

El perrito ovejero Cobi, de aspecto surrealista en las Olimpiadas de Barcelona en 1992; que quiso romper con los tradicionales personajes inspirados en Walt Disney, y que fue creación de Javier Mariscal.

 La salchicha amorfa de Izzy, sacada del interrogante en inglés ¿What is it? (Whatizit), que fue la mascota de los Juegos Olímpicos en Atlanta, EUA en 1996. 

El trío Millie, Olly y Syd, que se robaron la atención en los Juegos Olímpicos de Australia en el año 2000. Las mascotas representaron la sabiduría animal –una echidna parecida al erizo, nombrada en honor al nuevo milenio, y que personificaba la esperanza y el optimismo. Olly,  el kookaburra, el rey del aire, que representaba la honestidad, el entusiasmo, y la amistad universal. Y el ornitorrinco, Syd, que idealizó  el honor de Sidney, de ser sede olímpica de Australia en el año 2000. 

Los dibujos animados  Atenea y Apolo para las Olimpiadas de Atenas 2004, un cuento inspirado en la mitología griega. Trazos de dos hermanos de dibujos animados, que buscaban una unión entre el pasado y el presente griego, y se tornaron en una muñeca folcklórica, de más de 3 000 años. Las mascotas creadas por seis diseñadores griegos, liderados por Spiros Gogos, quien tomó la figura de Atenea, la diosa de la sabiduría y Apolo, el dios de la luz y de la música.

El grupo de las cinco mascotas Fuwa de Pekín 2008, cuya traducción significa niños de la suerte. Quinteto integrado por Beibei, un pez azul; Jingjing, un panda; Huanhuan, una antorcha roja; Yingying, un antílope tibetano; y Nini, una golondrina verde. Sus nombres de dos sílabas repetidas hacen referencia a los apelativos cariñosos con los que se suele tratar a los niños en chino. Y juntos conforman la frase ‘Beijing huanying ni’, que significa 'Pekín te da la bienvenida'.También fueron una alegoría al taoísmo, a las principales ramas deportivas y a los cinco anillos olímpicos, así como un mensaje de amistad.

En Londres 2012, Wenlock y Mandeville, elegidas respectivamente de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Londres 2012. Wenlock, un muñeco de metal con líneas naranjas y Mandeville, también de metal pero con líneas azules y fucsias. Los cuales caminan sobre un arcoíris.

Según su historia, se cuenta que fueron creados por uno de los constructores del estadio olímpico Michael Morpurgo, de la compañía Iris Design, quien al jubilarse, decide hacerles unos muñecos a sus nietos, y se inspiró en dos localidades británicas con raíces olímpicas y en las gotas de acero del Estadio Olímpico. Wenlock tiene tres puntos en su cabeza que equivalen a los lugares en el podium de los campeones y su cuerpo es una alegoría a la unión de naciones en Londres. Mandeville lleva en su muñeca un cronómetro con el año de realización de las Olimpiadas y en su cabeza los colores Paralímpicos: azul, rojo y verde.


Mascotas Olímpicas, la justa de diseño y cultura
Imagen de A.RICARDO para Shutterstock

Vinicius, un animal y Tom, un vegetal, que representaron las Mascotas para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Río 2016, en Brasil, respectivamente. Y para el 2020, las mascotas participantes serían las figuras robóticas Miraitowa y Someity, una mezcla de la tradición e innovación de la cultura japonesa.

Version Digital NEO

Revista NEO 264, Reputación Corporativa, es una Economía de Intangibles

 


Escucha en linea

 

Cumbre Reputación Corporativa on demand