México desperdicia un 35% de los alimentos que produce

Frubana, la empresa de tecnología que suministra todos los insumos para restaurantes a través de la conexión directa con agricultores y productores locales, se sumó al Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos, designado por las Naciones Unidas el 29 de septiembre.

Frubana
Imagen: cortesía Frubana

 

Con esta celebración, Frubana reitera su compromiso de reducir la cifra de mermas de carnes, frutas y verduras a un 1.5% en comparación con el 35% que actualmente se desperdicia en México y que de acuerdo con la FAO, esta cifra representa 20 millones de toneladas de alimentos.

Este día es un llamado a reducir las pérdidas de alimentos en toda la cadena de suministro, pero también reconoce el papel fundamental que desempeña la producción sostenible para promover la seguridad alimentaria y la nutrición no sólo en México, sino a nivel mundial.


“Reducir el desperdicio de los alimentos es un trabajo en conjunto de todos los actores en la cadena de alimentos, Gobiernos y personas. Estamos mejorando, y celebrando días como hoy, podemos visibilizar que existen herramientas tecnológicas para generar impactos positivos. Poco a poco, caminamos en la dirección correcta para consumir consciente e inteligentemente los alimentos. Es un día para generar conciencia en que debemos impulsar el uso de tecnologías y data para tomar mejores decisiones”

Jorge Salas, director de Frubana México.


Por su parte, el Banco de Alimentos de México señala que 1 de cada 3  alimentos que se producen en el país se desperdicia, lo que equivale a 38 toneladas por minuto y con lo cual se podría alimentar a 25.5 millones de personas que viven en carencia alimentaria.

Es por ello que desde Frubana a través del uso de tecnología, información, data y sensibilización en el tema ha notado que sí es posible ser un generador de cambio e impulsar un consumo responsable, de calidad y en beneficio del campo mexicano para poder acotar estas cifras en los próximos años.

La empresa aporta efectividad y tecnificación del campo con la información que recopila. Esto ayuda a los productores a conocer con anterioridad las necesidades del mercado y prepararse para su próxima cosecha, para así, reducir la cantidad de productos que no serán consumidos ni necesarios y por su parte apoya al sector restaurantero a consumir en cantidades óptimas para evitar mermas, calidad en productos para evitar pérdidas en insumos y en reducción de gastos y contaminantes al medios ambiente, pues dentro de la cadena de suministro el objetivo es minimizar las pérdidas en cosecha, post-cosecha, almacenamiento y transporte, pues la FAO informa que a nivel mundial el 14% de los alimentos se pierden a lo largo de la cadena.

Version Digital NEO

Revista NEO 265, Economía circular es ético y es negocio. Ciberataques se incrementan

 


Escucha en linea

 

Cumbre Reputación Corporativa on demand