Tener COVID por virus SARS-CoV 2 puede provocar trombosis

 

El 13 de octubre se conmemoró el Día Mundial de la Trombosis, una fecha propuesta en 2014 por la Sociedad Internacional de Trombosis y Hemostasia (ISTH, por sus siglas en inglés), por ser la fecha del natalicio de  Rudolf Virchow, médico y patólogo alemán que acuñó el término  "trombosis" y quien realizó avances importantes en la comprensión de esta grave complicación.


Tener COVID por virus SARS-CoV 2 puede provocar trombosis
Imagen de Dmitry Demidovich

El Día Mundial de la Trombosis busca destacar la carga de morbilidad por la trombosis en general y la necesidad de hacer hincapié en la amenaza no reconocida y las graves consecuencias (morbilidad y mortalidad) de la tromboembolia venosa. También busca aumentar la sensibilización del público sobre la importancia, los riesgos, los síntomas y los signos de la tromboembolia venosa, aunque también tiene como meta prevenir trombosis arteriales. 

 

Muchos casos de la trombosis venosa es prevenible, así como la muerte por tromboembolia pulmonar. En Europa, medio millón de personas mueren cada año a causa de la trombosis venosa. Esto representa más que el total de muertes combinadas por SIDA, cáncer de mama, próstata y accidentes de tráfico. En EUA, entre 100 000 y 300 000 personas mueren cada año a causa de la trombosis venosa y ésta se asocia a más de 500 000 hospitalizaciones. En varios países no existen datos sólidos sobre muertes por trombosis venosa.

 

¿Qué pasa cuando un trombo ocluye una arteria o una vena?

 

La trombosis actúa como mecanismo común de las tres principales causas de muerte cardiovascular en la población mundial: el infarto del corazón, el accidente cerebrovascular y la trombosis venosa en piernas o tromboembolia pulmonar -estas dos últimas conocidas como tromboembolismo venoso-. Este tipo de padecimiento cerebrovascular se produce cuando los coágulos sanguíneos en las venas profundas de las extremidades se desprenden y viajan a los pulmones.

 

 Algunos datos sobre trombosis venosa

 

En un estudio recientemente publicado, se encontró que en el período de 1990 a 2010 se incrementaron las muertes por trombosis en el mundo. El infarto del corazón se incrementó un 35% y el accidente vascular cerebral un 25% en relación a los 20 años anteriores. Estas son enfermedades provocadas por trombosis, una oclusión de los vasos sanguíneos provocada por un coágulo de sangre denominado “trombo”.

 

Aunque la trombosis puede ocurrir en personas sanas, sin antecedentes y sin factores de riesgo, lo más común es que exista alguna situación evidente que la provoque o que incremente el riesgo de que se desarrolle. Por ejemplo, un internamiento en hospital por enfermedad que requiera o no una cirugía; permanecer en reposo prolongado; obesidad, cáncer, algunas enfermedades autoinmunes y, de manera relevante en éstos últimos dos años, tener COVID por infección con el virus SARS-CoV 2,  entre otros factores. 

 

Estar encamado en un hospital, es un factor de riesgo significativo para desarrollar tromboembolia venosa. Aproximadamente el 60% de los casos de tromboembolismo venoso ocurre durante la hospitalización o dentro de los 90 días posteriores, lo que convierte a esta enfermedad en la principal causa evitable de muerte en hospitales. Para evitar tromboembolismo venoso, el personal del hospital debe evaluar el riesgo de los pacientes de desarrollar coágulos de sangre y usar procedimientos adecuados de prevención y tratamiento.

 

Las personas con COVID tienen un riesgo elevado de trombosis sobre todo venosa. En personas sin COVID, el riesgo de trombosis es aproximadamente 1 -3 por cada 1 000 personas por año. Esto se eleva a 1 de cada 100 en personas con COVID leve (fuera del hospital) y a 1 de cada 20 en COVID moderado a severa que requieren hospitalización , y es todavía mayor en personas que requieren terapia intensiva por COVID 1 de cada 5.  La trombosis de los pequeños vasos del pulmón es una de las causas principales de muerte en personas con COVID.  La medida de prevención mas eficaz para evitarla es la vacunación contra SARS-CoV2.

 

Para contrarrestar el incremento de trombosis en el mundo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estableció, en el año 2012, el objetivo mundial de reducir las muertes prematuras por enfermedades no infecciosas, incluidas las enfermedades cardiovasculares, en un 25% para el año 2025.

 

"Con el Día Mundial de la Trombosis, llevaremos este mensaje a todos, y así esperamos contribuir a reducir el número de casos no diagnosticados, aumentar la prevención, basada en la evidencia, y fomentar que los sistemas sanitarios garanticen las mejores prácticas para la prevención, el diagnóstico y el tratamiento", citó el Dr. Bernd.

Version Digital NEO

Revista NEO 266, El siguiente paso para la medición de audiencias

 


Shutterstock-Ebook publicidad inclusiva.

 

CDN Televisión en vivo y on demand GRATIS