Formas de proteger tus creaciones artísticas para evitar la apropiación de terceros

 

 

Por: Carlos González 

 

El universo de la propiedad intelectual no ha dejado de cobrar relevancia cuando hablamos de creaciones artísticas, literarias, científicas, por la razón de que quien crea algo original tiene derecho sobre ello desde el momento de su nacimiento. Esto es irremplazable y se genera a partir de la creatividad del ser humano.  


Formas de proteger tus creaciones artísticas para evitar la apropiación de terceros
Formas de proteger tus creaciones artísticas para evitar la apropiación de terceros. 

No obstante, la ausencia de una adecuada promoción hacia una cultura de respeto y protección de derechos ha despertado el abuso y la falsa creencia de que algunas obras o algún otro derecho de creación intelectual son de libre uso, excluyendo desde luego los que por su propia naturaleza o por ministerio de ley, han pasado a ser parte del dominio público.  

 

Esto le sucedió a Ivy Silberstein, quien sostuvo una batalla legal de un poco más de 20 años con la multinacional del entretenimiento, Disney, sobre la titularidad de los derechos del personaje “Scrat” dibujado en 1999, representado por una combinación entre una rata y una ardilla, y que fue icónico en la saga de las películas de La Era de Hielo que fueron originalmente propiedad de la cadena 20th Century Fox. 

 

“Ellos pensaron que podían robarlo, porque yo tenía un problema con mi marca registrada y un problema con mis derechos de autor, así que tuve dos problemas que legalmente sintieron que no podía demandar”, comentó Ivy.  

 

La caricaturista basó su demanda en la autoría del personaje Scrat y en sus marcas registradas que nacieron hace más de un par de décadas, lo que derivó en dejar atrás una resolución anterior por la que las autoridades en Estados Unidos habían concluido que los derechos sobre el personaje debían compartirse entre Fox (Disney) y su creadora primigenia.  

 

La victoria de la ilustradora se traduce en que Disney ya no podrá explotar los derechos sobre el personaje y su nombre, y como consecuencia la desaparición del roedor en futuras películas de La Era del Hielo a falta de la autorización expresa por parte de su creadora.  

 

La estrategia de protección de una creación autoral puede resultar muy compleja dependiendo del tipo de creación de que se trate y de la jurisdicción en la que nos encontremos.  

 

Un buen número de leyes de diversos países alineadas a las disposiciones de la Convención de Berna para la Protección de Obras Literarias y Artísticas, comparten la base de que la protección de una obra autoral se da desde el momento en que se fija en un soporte material sin necesidad de registrarse ante las autoridades.  

 

Sin embargo, hay que tener mucho cuidado al momento de identificar el tipo de creación intelectual para definir sus alcances de protección, ya que, por ejemplo, en México, el principio de protección automática para obras literarias y artísticas no aplica sobre personajes ficticios como “Scrat”, por existir una figura legal específica cuya protección exige la obtención de su registro ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor. En nuestro país la titularidad de los derechos sobre un personaje se demuestra y puede defenderse a partir de la obtención de su registro (llamado “Reserva de Derechos”), como requisito esencial. Nos encontramos en la misma necesidad registral cuando hablamos de marcas, como lo es el nombre “Scrat” para identificar diversos productos o servicios en el comercio.  

 

Si bien existen tratados internacionales en materia de protección a la propiedad intelectual que definen lineamientos legales de observancia general, cada país cuenta con una legislación de aplicación local que debe considerarse al momento de determinar la protección y defensa de derechos.   

 

Por lo tanto, los alcances y vigencia de un derecho de propiedad intelectual atenderán a las disposiciones en cada jurisdicción, por lo que si existe un interés en usar, apropiarse, o explotar comercialmente el nombre de un personaje ficticio, una obra autoral, la imagen, denominación, logo o cualquier otro derecho, es recomendable contar con la adecuada asesoría por parte de un experto para determinar la más adecuada estrategia de protección enfocada a la defensa de derechos y a mitigar riesgos o contingencias frente a terceros.  

 

 

 

*Carlos González, es socio de BC&B, con más de 18 años de experiencia en la materia de Propiedad Intelectual. Es abogado graduado por la Universidad Iberoamericana.  

 

Version Digital NEO

NEO 278 Marcas en Qatar, lujo, Los pilares de la Transformación de RENAULT

 


¿CÓMO SER RELEVANTE EN LA ERA DE LA DESLEALTAD?

 

Nazda 5