Hierro en el germinado de soya y otros beneficios de los cultivos naturales

Una de las etapas más importantes en la vida de una mujer es el embarazo: el cuerpo cambia completamente y se debe vigilar el bienestar de dos personas. Por ello la alimentación correcta es esencial y es muy importante incluir frutas, verduras, lácteos, frutos secos, carnes y pescado por

su alto contenido en omega, vitaminas, minerales y demás nutrientes.

 

Soya
Imagen: sitio web Germinados San Francsco

 

En general, los germinados son una elección muy eficaz para complementar la nutrición; pues es un tipo de alimento que mejorar el sistema inmune, digestivo y circulatorio para un óptimo funcionamiento de los organismos en general. 

 

El germinado de soya o frijol mungo como también es conocido, es de la familia de las legumbres, son de origen asiático y es usado para elaborar leche y otros productos lácteos como queso y requesón vegetal. Este alimento es rico en minerales, pero sobre todo proteínas y hierro, tiene muchos beneficios para la salud en general, pero específicamente es muy recomendado para mujeres embarazadas.

 

Al respecto, la marca Cultivos Naturales San Francisco compartió algunos de los beneficios de este germinado:

 

  • Aporta vitamina C que estimula el funcionamiento del sistema inmunológico, repara los tejidos y ayuda a absorber el hierro. Durante la gestación ayuda a producir colágeno, tejido muscular del bebé y promueve la cicatrización de las heridas.

 

  • Es una gran fuente de hierro que ayuda a tener un mejor rendimiento atlético, así como a incrementar algunas funciones como la capacidad de razonamiento, el aprendizaje o la memoria. Su consumo evita la posibilidad de generar anemia. El hierro también ayuda al crecimiento y desarrollo de la placenta, especialmente durante el segundo y tercer trimestre.

 

  • Contiene folatos un nutriente del complejo de la vitamina B que ayuda a generar glóbulos rojos y algunos tipos de material genético como el ADN. Una forma del folato muy conocida es el ácido fólico, elemento de gran importancia para el desarrollo sano del feto que ayuda también a prevenir enfermedades de nacimiento.

“Combinar el germinado de soya con un cereal como el maíz, avena o la quinoa, es ideal para mejorar la calidad de las proteínas que tienen estos dos grupos de alimentos (legumbres y cereales). Es perfecto para personas que por alguna razón no les es posible consumir carne por situaciones fisiológicas o económicas, un óptimo consumo de proteínas ayuda a promover el desarrollo muscular, mejorar el transporte de nutrientes y estimular la producción de colágeno”

 

Karla Galindo, Nutrióloga de Cultivos Naturales San Francisco.

.


El germinado puede comerse como una botana, solo o con limón, ya que su sabor es muy fresco parecido al de la jícama, también puede agregarse a ensaladas o bien preparar recetas con distintos ingredientes.

Version Digital NEO

Human Connections Media, Recursos de Global en una independiente,  Omnicanalidad, ir más allá. Cómo escalar una App

 


Targetme DIRECTORIO DE MARKETING

 

Shutterstock