Aerolínea incluye sostenibilidad en su modelo de negocio

Aerolíneas

La inclusión de aeronaves modernas, la reducción en el consumo de energía y producción de residuos, y la participación en proyectos con la comunidad son algunas de las acciones que Aeroméxico ha realizado como parte de su programa de responsabilidad social, el cual planea integrar a su visión de negocio.

El año pasado la empresa transportó a 20.7 millones de pasajeros, realizó cerca de 580 vuelos al día y tuvo una participación en el mercado internacional de 16.8%. En este contexto, el objetivo de la aerolínea con su programa de responsabilidad social ha sido tener ese mismo nivel de presencia en temas relevantes para la sociedad.

La estrategia de la compañía está dividida principalmente en tres ejes de acción: el cuidado del medio ambiente, el apoyo a la comunidad y la implementación de prácticas responsables dentro de la empresa.

1. Política empresarial: con el objetivo de evitar problemas de corrupción de manera interna, se elaboró un código de conducta además de que se capacitó al personal para que pudieran detectar malas prácticas dentro de la organización. Asimismo, también se estableció una línea de denuncia anónima para reportar incidentes de este tipo.

2. Sostenibilidad: uno de los principales objetivos de la aerolínea ha sido la renovación de la flota. Esto ha permitido reducir el impacto de sus operaciones en un 23% en ahorro de combustible, un 40% en emisiones de gases de efecto invernadero y un 60% en cuanto a contaminación auditiva.

Por medio del Sistema de Gestión Ambiental también se ha logrado cerca de 70 toneladas de desechos, evitar la creación de 18 toneladas de residuos peligrosos, disminuir el costo mensual de electricidad 1.5% y establecer un programa de navegación basado en desempeño que hace más eficientes la gestión de los vuelos.

Aerolíneas
Áreas en las que participa Aeroméxico en temas de responsabilidad social

3. Sociedad: durante 2017, Aeroméxico trabajó con 79 organizaciones de la sociedad civil en proyectos de educación, ayuda humanitaria y bienestar social, entre otros. Uno de los más representantes fue el apoyo que se hizo durante el sismo del 19 de septiembre: se hizo un donativo de 2.6 millones de pesos a la Cruz Roja Mexicana y se transportaron 420 toneladas de víveres por medio de las aeronaves.

A nivel mundial, la aerolínea también se ha sumado a proyectos que están directamente relacionados con su negocio. En conjunto con la Comisión Nacional de Derechos Humanos se elaboró un protocolo para identificar y denunciar la posible trata de personas, objetivo para el cual también se colabora con las Naciones Unidas. Por otra parte, la empresa participa en un proyecto para evitar el tráfico de especies.

Para Carlos Torres, director de Comunicación y Asuntos Públicos, el objetivo es que “este elemento de sostenibilidad vaya siendo más parte del negocio, algo que ha venido ocurriendo permanente en todas las aerolíneas de clase mundial, como la que quiere ser Aeroméxico. Es algo que debería estar dentro de nuestros objetivos como negocio, porque de alguna manera impacta en la empresa”.

Version Digital NEO

NEO junio