En este 2019… ¡Salud a todos los mexicanos!

Fitness
Imagen: Pixabay

Por Fabiola Torres Villanueva 

En una visión amplia de la cultura mexicana, es posible notar que vemos el tema del futuro como algo lejano, donde tomar acción frente a posibles riesgos, no es algo que nos caracterice. Sin embargo, cuando estos riesgos se vuelven una realidad, pueden afectar nuestra calidad de vida y estabilidad económica.

Tal es el caso de nuestra salud, que es un estado de completo bienestar físico, mental y social, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), es decir, no sólo debemos considerar la ausencia de afecciones o enfermedades, sino el tener un equilibrio en diferentes aspectos de nuestra vida.

Alguna vez han dimensionado ¿Qué pasa cuando carecemos de ella? De acuerdo a esta misma organización; en 2018, más de 800 millones de personas -casi el 12% de la población mundial- gastaron al menos un 10% de su presupuesto familiar para pagar servicios de salud.

En el caso de México, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) indica que el país tiene un gasto de bolsillo de aproximadamente 45%. Esto significa, que el 45% del ingreso de las instituciones de salud en el país, es atribuido a los gastos directos que las personas hacen para cubrir las necesidades que requieran en este tema.

Ahora imaginemos ¿Qué sucedería si vamos más allá? Pensar en alguien que tiene una enfermedad degenerativa, una adicción o una enfermedad terminal; por ejemplo, la Secretaría de Salud (SS) indica que el costo de la atención de una persona en etapas avanzadas de diabetes asciende hasta los 65 mil pesos (además de que la patología es irreversible), sin embargo, cuando hablamos de una prediabetes que es atendida adecuadamente, el costo se estima en unos 3 mil pesos al año.

Desafortunadamente y con frecuencia, hay momentos críticos en que exclamamos un “si hubiera”, “es que no sabía”, “la culpa es de…”. Por ello, en este artículo les invitamos a que comiencen este 2019 cuidando su salud con acciones simples pero efectivas.

Los expertos recomiendan incrementar la actividad física, es decir que, si antes usabas el automóvil para trasladarte en distancias cercanas, ahora puedes optar por caminar o andar en bici, además de mejorar tu alimentación incluyendo verduras, frutas y agua en cantidades suficientes, sin olvidar aquellas acciones sencillas que cuando éramos pequeños teníamos que hacer; como vacunarnos o ir al doctor para una revisión general.

¡No necesitamos esperar a tener alguna molestia física o emocional para hacer una visita al médico! La prevención, no sólo significa detener el avance de una enfermedad y atenuar sus consecuencias, la más exitosa, es aquella que evita el surgimiento de alguna molestia.

Desde 1948 la salud es un derecho humano fundamental, establecido como tal, en la Constitución de la OMS, no deberíamos verla como un privilegio que sólo en ocasiones nos es concedido, pero también supone una obligación de nuestra parte por buscarla e incluso exigirla, ya que es un componente esencial para nuestro bienestar.

¡Cuidémonos, puede resultar más sencillo de lo que nos imaginamos! 
 

Version Digital NEO

NEO HEALTH