Problemas del campo en México

Muchas cosas se especulan al respecto cuando se habla acerca del campo en México. En México tenemos la costumbre de desarrollar hipótesis y teorías acerca de cualquier problemática basándonos en lo que “me contó un amigo”, lo que la gente comenta en redes sociales o lo que comentan en los medios de comunicación. Pocas son las personas que fundamentan sus opiniones en datos duros o mejor aún, en análisis situacionales basados en experiencias personales.

Agroindustria

Esta pereza hace que la información se difunda sin siquiera cuestionar su veracidad. Los temas son variados y van desde política hasta la farándula. El campo mexicano no está exento de esta mala costumbre, ya que muchas de las opiniones que hay entre la gente siguen siendo las mismas del siglo pasado, estereotipando erróneamente a productores y empresarios de la industria agroalimenticia.

La “mala suerte del campo mexicano” es un conflicto provocado como consecuencia de malas prácticas comerciales y aspectos culturales. De acuerdo a mi experiencia en negocios agroalimenticios me atrevo a asegurar que la correcta consolidación de grupos campesinos es el camino correcto para competir frente a los consorcios establecidos.

Durante el proceso de integración de estas agrupaciones solemos encontrarnos con conflictos de intereses, que van desde los personales hasta los económicos y religiosos. Estas situaciones pueden complicarse aún más si la comunidad cuenta con barreras en materia de telecomunicaciones y tecnología, debido a la eficiencia que requiere el manejo de perecederos.

El problema del campo en México, sigue siendo un problema para el cual se requieren equipos multidisciplinarios para dar soluciones concretas y sustentables capaces de competir de manera justa contra las grandes empresas. Actualmente existen casos de éxito, que nos recuerdan la capacidad competitiva que tenemos para competir en el mundo como lo son aquellos con denominación de origen, como el café y el tequila.

 

Version Digital NEO

NEO Octubre