Investigación clínica podría generar +US$2 millardos en México

La Asociación Mexicana de Industrias de Investigación Farmacéutica (AMIIF) dio a conocer que de establecerse uma alianza por la investigación clínica, podrían generarse inversiones en México de más de US$2 millardos, si se mejoraran los procesos de aprobación de las investigaciones.


Investigación clínica podría generar +US$2 millardos en México

La AMIIF da a conocer que la cadena de valor de la Industria Farmacéutica permite a México generar un impacto directo en 161 ramas de la actividad económica (del total de las 259 que existen), datos de INEGI.

Se menciona que entre 2009 y 2018 en la región de Latinoamérica hubo una reducción aproximada del 47% en la realización de investigaciones clínicas.

Y aunque México tiene todo para convertirse en un centro de investigación clínica a nivel global, actualmente ocupa el sitio 29 a nivel global (Citeline, 2018) con 226 estudios clínicos (1.5% de participación), en tanto que hace algunos años, en el 2014, nuestro país había registrado 411 estudios clínicos, cantidad que iba acorde con el incremento de estudios que se estaban realizando a nivel global.

Cifras muy lejanas a las que presenta EUA con 4 599 investigaciones registradas (29.8%) o a las de Corea del Sur con 680 investigaciones clínicas registradas (4.4%).

La presidenta de la AMIIF, Ana Longoria, señala que se requiere impulsar la investigación clínica de acuerdo a las condiciones que colocan a México como un destino competitivo para la atracción de inversiones en esta materia, ya que:

 

1.Tenemos un perfil demográfico de pacientes a gran escala y con un perfil epidemiológico diverso.

2.Un sistema de salud con diversidad de opciones para hacer investigación.

3.Costos competitivos.

4.Más de 200 comités de ética en investigación para la aprobación de protocolos, con registro ante la Comisión Nacional de Bioética.

5.Infraestructura hospitalaria.

6.Investigadores capacitados.

7.Liderazgo regional en exportación de productos farmacéuticos

 

Se advierte que un factor que se ha detectado como determinante para mejorar la competitividad de un país y atraer inversión por concepto de investigación clínica, es el tiempo de autorización de los protocolos. Actualmente en México este tiempo puede ser hasta de 140 días.

Por su parte Cristóbal Thompson, director ejecutivo de la AMIIF agrega que la industria farmacéutica establecida en México, realiza investigaciones para desarrollar opciones terapéuticas innovadoras, impulsar la investigación clínica y su potencial para beneficio de la economía del país. Destaca que actualmente las áreas terapéuticas en las que se realiza mayor investigación son:

1.Autoinmune/Inflamación; 2.Oncología; 3.Metabólico/endocrinología;  4.Cardiovascular; 5.Enfermedades infecciosas; 6.Neurociencias.

Y para que esto se intensifique, es necesario que todas las instancias involucradas estén coordinadas en mejorar las condiciones para realizar investigación clínica, incluídas las autoridades del sector público.

Si las condiciones fueran adecuadas en el 2024, se habrá invertido un acumulado superior a US$2 millardos en investigación clínica.

Longoria, presidenta de la AMIIF, apunta que la investigación clínica es una actividad económica de alto valor agregado que, como pocas, deriva en beneficios para la salud de las personas, y en el fortalecimiento del sistema de salud.

Aseguran que a más inversión privada en investigación, más ingresos para la hacienda pública y las instituciones que participan en el desarrollo de los protocolos y la capacidad de atraer inversiones, o en el transferir conocimiento e incorporar tecnología de punta. Además de que podría crear alredor de 87 000 empleos directos y más de 400 000 indirectos.

En conclusión, mencionan que la investigación clínica genera beneficios a los pacientes, como el acceso temprano a terapias innovadoras, la atención a enfermedades debilitantes; a la sociedad y a la economía de México,  en inversiones para el sector salud, y aporta cerca del 7% del PIB de la manufactura mexicana.

Las empresas en esta industria ocupan aproximadamente, 116 personas por cada unidad económica, contra alrededor de 10 personas por cada una, en la industria manufacturera en general.

Version Digital NEO

NEO Octubre