Médicos Sin Fronteras, acompañando al equipo médico mexicano

Por Löic Jaeguer, director general de Médicos sin Fronteras para México y Centroamérica

El deber fundamental de un médico es salvaguardar el bienestar de las personas de manera íntegra y efectiva a partir de sus conocimientos y herramientas diversas. Ahora, imaginemos que a esta práctica se suma la acción humanitaria, con el objetivo de aliviar el sufrimiento y preservar la vida de otros seres humanos durante un periodo crítico.

Médicos

Es así, como Médicos Sin Fronteras (MSF) busca crear espacios de oportunidad para procurar e impulsar la salud de niños, jóvenes y adultos que requieran una atención médica en situaciones adversas, siempre bajo nuestros principios de humanidad, independencia, imparcialidad, neutralidad, ética humanitaria, proporcionalidad, profesionalidad, proximidad, compromiso individual, sin ánimo de lucro, control de la ayuda, transparencia y rendición de cuentas.

Trasladando este hecho al contexto actual, en el que hemos tenido que aprender a adaptar nuestra cotidianeidad al COVID-19, supimos que nuestros voluntarios y compañeros médicos tendrían que redoblar esfuerzos para atender a la mayor cantidad de personas posibles.

Aunado a ello, a principios de abril fue que comenzamos a escuchar acerca de los ataques que estaban sufriendo profesionales de la salud en México y Centroamérica, y supimos que debíamos reaccionar con rapidez. De hecho, de acuerdo a una investigación de la BBC, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación de México (Conapred), recibió 97 quejas relacionadas con coronavirus desde el 19 de marzo, de las cuales 18% fueron denunciadas por trabajadores de unidades médicas.

Debido a lo anterior, decidimos desarrollar una campaña de concientización con el objetivo de crear empatía hacia el equipo médico e intentar frenar la estigmatización que existe hacia ellos. Esta iniciativa la titulamos “Fuerza equipo médico”, de la cual obtuvimos una increíble respuesta por parte de la sociedad mexicana a través de vídeos, carteles y diversos mensajes de apoyo en redes sociales. Esta causa debe seguir siendo impulsada y reforzada a través de nuevas estrategias que busquen que el mensaje trascienda.

Con este objetivo en mente, extendimos nuestros mensajes de apoyo hacia los grupos vulnerables, buscando disminuir la discriminación y estigmatización a causa de los contagios.

Fue así, como implementamos la segunda fase de la campaña, para la cual creamos el mensaje de “Dosis de Humanidad”; un esfuerzo que consideramos esencial, ya que hoy justamente necesitamos regalar una #DosisDeHumanidad para impulsar la empatía a todos los grupos que día con día se enfrentan a una lucha constante contra en COVID-19. Es momento de fortalecernos como sociedad y sumar fuerzas para desestimar actos de violencia y convertir los mensajes negativos en positivos.

Con ello, en Médicos Sin Fronteras nos hemos llevado un importante aprendizaje a partir de nuestra labor actual en los 5 continentes, y es que nos estamos enfrentando a la enfermedad de la soledad; por ello, queremos que los médicos, enfermeras, pacientes y todos aquellos que dediquen sus vidas a preservar la salud en México, sepan que no están solos, a pesar de estar en una situación de aislamiento, a pesar de las amenazas, la mayoría de los mexicanos estamos con ustedes y les admiramos por su coraje, ánimo y labor. Y por ello, buscamos regalarles una #DosisDeHumanidad, siempre acompañando al equipo médico mexicano.

Es fundamental destacar que en Médicos Sin Fronteras no aceptamos los discursos de división o estigmatización dentro de la sociedad, al contrario, es importante comunicar que indiscutiblemente apoyamos a todos los médicos y pacientes mexicanos, y que no están solos

Version Digital NEO

Ve en linea o Descarga nuestra edición 249

Webinar