Tips para ser un buen vocero

Por Adriana Guzmán, Directora Ejecutiva en Brand PR Digital

 

Habitualmente cuando empezamos a trabajar con un nuevo cliente realizamos un media training o entrenamiento que forma voceros capaces de relacionarse con periodistas, ya sea en entrevistas, eventos o almuerzos corporativos.

Public

 

Un curso de media training explica cómo funciona el periodismo y enseña las principales estrategias de los reporteros y las técnicas para conceder una buena entrevista. Además de indicar lo que se puede decir, también muestra lo que no se debe decir y cómo huir de preguntas difíciles.

 

Sin embargo muchos de los ejecutivos sienten temor al no considerarse buenos comunicadores a pesar de conocer a detalle toda la información sobre su marca. Aquí es cuando les explico algunas técnicas que los ayudarán a transmitir de forma más efectiva su mensaje utilizando su comunicación verbal y no verbal.  En cuanto a su forma de expresarse siempre les recomiendo:

 

Cuidar las palabras

Se dice que la gente te juzga por las palabras que usas, y esto es cierto. Por lo que hay que elegir sabiamente las palabras. Las palabras tienen poder. Tienen el poder de mover naciones y también tienen el poder de destruir.  Hay que evitar usar palabras que hagan que la otra persona piense mal de ti. Usar palabras que comuniquen valores positivos es preferible usar palabras optimistas y palabras de fuerza.

 

Tener amplio vocabulario

Un vocabulario ampliado distingue. Mejora el proceso de comunicación y atrae a otros. El  vocabulario puede revelar a los demás qué tan educado se es y otros pueden emitir juicios sobre ti que pueden afectar tus oportunidades con ellos. Los mejores comunicadores utilizan un amplio vocabulario con grupos más educados y un vocabulario más básico con grupos menos educados. Por lo que implica también conocer la audiencia a la que le estamos hablando.

 

Lograr un buen tono y ritmo

Tan importante como lo que dices es cómo lo dices. ¿Qué tono estás usando? Cuando hablas, ¿eres monótono? ¿O mueves el tono de tu voz y la cambias? Naturalmente, esto ayudará a las personas a seguir lo que estás diciendo. Cambiar el tono de tu voz es una forma muy efectiva de atraer a las personas a tu mensaje. Imagina si un pintor solo utilizará un color. Queremos mucho color y mucho tono.

 

Junto con las palabras que uses y tu tono, considera tu ritmo. A veces, cuando hablas, es posible que tengas que ir despacio, y a veces puede que tengas que ir muy rápido. La velocidad con la que hables le dirá a los demás ciertas cosas. Un ritmo rápido comunicará que estás emocionado por algo. Un ritmo lento generalmente comunica consideración o que realmente quieres que escuchen tu punto.

 

Imprimir emoción

Las emociones que comunicas mientras hablas son vitales. La clave aquí es mostrar emoción sin "emocionarse". Por ejemplo, mostrar enojo puede comunicar que se esta hablando de algo serios (siempre y cuando no te enojes con frecuencia). Permitirse reír comunicará que tiene un lado divertido y que no te tomas demasiado en serio las cosas o que estas de muy buen humor.

 

Tener una buena pronunciación

¿Hablas con claridad para que la gente pueda entenderte? La pronunciación es una clave a menudo pasada por alto para una comunicación efectiva. Es imperativo pronunciar claramente nuestras palabras para que la gente nos entienda. La mejor comunicación en hablar con claridad.

 

Tan importante como la comunicación verbal es cuidar la comunicación no verbal. Lo que dices afecta la forma en que te comunicas, sin duda, pero igual de importante es lo que no dices.  Aquí hay algunas ideas sobre formas de usar la comunicación no verbal para apoyar lo que estás diciendo verbalmente.

 

Manos

Mantener las manos a tu lado te hará parecer rígido e incómodo. En cambio, usa tus manos para comunicarte. Ahora, no seas demasiado demostrativo hasta el punto en que la gente se pregunte a dónde irán tus manos después. Una forma de ver lo que haces de manera no verbal es grabarte hablando. Mira lo que haces con tus manos.

 

Ojos

Los ojos pueden ser una herramienta muy poderosa en la comunicación. ¿Conoces el viejo dicho, "los ojos son la ventana de tu alma"? Es verdad. Piensa en lo que una mama le comunica a su bebé cuando los mira a los ojos, o lo que una pareja dice sin palabras cuando se miran a los ojos. Los ojos dicen mucho.

 

Brazos

Algunas personas ni siquiera se dan cuenta cuando están "cerradas" a otra persona al cruzar los brazos cuando la otra persona está hablando. Denota inseguridad miedo y oposición.

 

Ser el portavoz de la marca o de la empresa es una gran responsabilidad. El  éxito consiste en tener un objetivo claro y mensajes bien preparados, teniendo en consideración cada etapa de la comunicación. Como siempre les digo, ser vocero es un ejercicio de autocontrol y requiere práctica, no hay que olvidar que la práctica hace al maestro.

 

Version Digital NEO

Revista digital #252

 

Webinar