Los retos del liderazgo en ambientes de trabajo híbrido

Por José Manuel Maraboto, director del Departamento de Estrategia y Liderazgo EGADE Business School

 

Tras dos largos años de inmersión en ambientes digitales, finalmente estamos en posición de regresar a la presencialidad. La emoción del reencuentro con nuestros colegas en nuestra oficina, aquellos con quienes convivimos exclusivamente a través de las pantallas de Zoom o Teams, nos revela una fuerte realidad: la pandemia de COVID-19 ha transformado las creencias y expectativas de lo que debe ser el trabajo y, como consecuencia, la mayoría de los empleados esperan una mayor flexibilidad sobre dónde y cuándo realizan sus tareas, esto es, combinación de trabajo presencial y remoto –o esquema de trabajo híbrido—.

 

Trabajo Híbrido
Imagen: Pixabay

 

Esta revelación sobre la nueva realidad del trabajo nos confirma que, al menos a corto plazo, los acuerdos de trabajo híbridos van a ser la norma para muchas organizaciones. En su quinto informe anual sobre el estado del trabajo remoto, publicado a finales del 2021, Owl Labs’ y Global Workplace Analytics indican que el 75% de los trabajadores prefiere un lugar de trabajo remoto o híbrido después de la pandemia. Adicionalmente, los datos revelan que el 82% de los trabajadores estadounidenses opina que el trabajo híbrido o remoto mejora la salud mental. Otros estudios apuntan a conclusiones similares: lo híbrido es el futuro del trabajo. El tema de este año ya no será adaptarse al trabajo remoto, sino al trabajo híbrido y definir lo que eso significa para los equipos.

 

A pesar de que muchas empresas y empleados están entusiasmados con este esquema de trabajo híbrido, muchas organizaciones aún se resisten a implementarlos. Para explicar esta resistencia, el psicólogo organizacionalTomas Chamorro-Premuzic esgrime cuatro las razones principales por las que hay líderes que no aceptan el enfoque híbrido: la primera es la natural resistencia al cambio; la segunda, la falta de confianza de los líderes en sus colaboradores y empleados; la tercera, que muchos líderes encuentran dificultad para medir claramente el desempeño de sus colaboradores y empleados; y la cuarta, que lo híbrido aumenta la complejidad, y la complejidad es un dolor.

 

En mi opinión, para vencer esta resistencia y lograr un liderazgo eficaz de un equipo de trabajo híbrido los líderes deben seguir tres pasos que permitirán crear un entorno que funcione para todos:

 

1. Establecer políticas y objetivos claros

La ambigüedad es un problema común con los equipos híbridos. Todos los miembros del equipo deben comprender el papel que desempeñan y sus responsabilidades para evitar confusiones y desorientación.

La base de la colaboración en equipo es la claridad. Las empresas que carecen de esta área tendrán empleados estresados o ansiosos, terreno abonado para un potencial conflicto.

 

2. Crear tiempo interpersonal con el equipo

Recomiendo programar videoconferencias grupales periódicas donde el equipo pueda discutir tareas relacionadas con el trabajo, pero también realizar cafés virtuales, una iniciativa que puede fomentar conversaciones no relacionadas con el trabajo. Adicionalmente, es muy importante evitar atender un conflicto entre miembros del equipo a través de mensajes de texto, esos casos se deben gestionar a través de llamadas o videollamadas.

 

3. Reconocer que cada miembro debe tener un plan de trabajo híbrido único

Todos somos diferentes y, por consiguiente, cada miembro del equipo tiene habilidades, destrezas y, sobre todo, necesidades diferentes. No hay un solo enfoque que funcione para todos, por lo que no debemos caer en el error de establecer un esquema único para todos. Tu trabajo como líder es identificar las fortalezas de cada persona y luego identificar los desafíos que probablemente enfrentarán.

 

Estos dos años de vivir y trabajar han dejado como aprendizaje para los líderes que podemos ser más flexibles, que no es necesario reunirnos todos los días en el lugar de trabajo para ser productivos, pero también, que seguimos valorando la experiencia de estar físicamente juntos, y que, como líderes, tenemos la gran responsabilidad de construir esquemas de trabajo híbridos que fomenten la productividad y la armonía.

 

Version Digital NEO

NEO_273, Diversidad, más que una cuota. Crece Podcast. Fintech, que se espera. ISDI Apuesta fuerte en México

 


Targetme DIRECTORIO DE MARKETING

 

LIBRO: La economía de intangibles